Noticias

SISTEMAS DE GMAO (2): descripción funcional y orgánica

Numerosas cuestiones deberán ser aclaradas directamente en cada planta; sin embargo, como fase preliminar, se muestran las bases para la descripción funcional y orgánica de un sistema de GMAO.

La Orden de Trabajo:

La «orden de trabajo» (OT) es el vehículo portador de la información básica involucrada en las decisiones a nivel operativo. Se comporta como corazón de las entradas al sistema, a partir de la cual se alimentarán las bases de datos y sistema experto. La OT no tiene por que presentar el mismo formato para todas las tareas de mantenimiento. Normalmente, la OT posee un tipo de formato si bien éste podrá cambiarse para tratar necesidades concretas de la planta (check-list para inspecciones, rutas de lubricación, lectura de contadores, mantenimiento condicional, etc.).

La OT, soporte de la realimentación.

Toda acción operativa de mantenimiento, de cualquier tipo, está soportada por una «orden de trabajo» que recoge a su vez los datos para la realimentación del sistema. Es decir, la «orden de trabajo» contiene entre otra mucha información, el síntoma (codificado al generar la OT), la causa y el remedio (codificados una vez ejecutada la OT) como tratamiento histórico dentro del mantenimiento correctivo.

Generación de la OT.

La OT, será generada por tanto, cada vez que se realicen operaciones de mantenimiento correctivo (planificado o no), de preventivo (planes cíclicos de trabajo: inspección, lubricación, ajuste o sustitución, cambios de aceite, etc., e intervenciones preventivas no-cíclicas) así como trabajos de mejora y operaciones de apoyo a otros departamentos (producción, montajes, mejoras en planta, trabajos de seguridad, edificios, etc.). Es muy importante que el sistema deje crear todos aquellos tipos de mantenimiento que deseo gestionar en mi planta. Y sobre todo pensarlos bien con anterioridad con el fin de evitar errores una vez que el sistema está en marcha.

Procedimiento de ejecución de la OT.

Aquí depende cual sea la política de la empresa a la hora de poner en marcha una OT. En cualquier caso, deberemos tener en cuenta distintas circunstancias como por ejemplo el nivel de prioridad o urgencia de la OT, el estado y previsiones de la producción, la carga de trabajo programada para los equipos de mantenimiento, la dificultad y duración de la intervención, la disponibilidad de los recursos internos y/o externos, etc. El programa deberá ser lo más flexible posible a la hora de poner en marcha dicho procedimiento.

Mantenimiento correctivo planificado.

Puede parecer una paradoja pero no. Se trata de trabajos para eliminar disfunciones de la planta que permiten la operatividad de la misma hasta encontrar un momento propicio para la reparación. Para que la intervención pueda llevarse a cabo, deberá generarse previamente la correspondiente OT.

Planes cíclicos de trabajo (preventivo).

Inspecciones, planes de lubricación, limpiezas, ajustes o cambios de piezas en base a las especificaciones técnicas de los equipos conforman el mantenimiento preventivo. Una de las formas de hacerlo es mediante contadores de maquina en base a horas de funcionamiento o número de piezas fabricadas por ejemplo. En caso de gran regularidad de la producción, se podrá emplear el calendario natural. Estos planes cíclicos, originarán necesidades de intervención, y por tanto, órdenes de trabajo. Como consecuencia de estas intervenciones, se pueden detectar defectos que hagan convenientes nuevas intervenciones preventivas (intervenciones preventivas no-cíclicas).

Intervenciones preventivas no-cíclicas.

Son operaciones de mantenimiento preventivo cuya conveniencia se ha detectado al realizar alguna otra intervención (normalmente durante las inspecciones cíclicas de preventivo). Se trata de una necesidad de actuación sobre los equipos para anticiparse a un posible fallo, cuando aún no existe una disfunción de la producción o para esperar el momento más conveniente de su realización aprovechando una parada de equipos anexos. Son, por tanto, operaciones que no se pueden programar con una determinada regularidad. Cada necesidad de intervención generará la correspondiente OT.

Intervenciones de apoyo a otros departamentos

Son tareas que no son de mantenimiento propiamente dicho, pero si realizadas por el personal de mantenimiento a petición de otros departamentos, aun cuando los recursos materiales no pertenezcan totalmente al departamento de mantenimiento. Por ejemplo, montaje de una nueva instalación, modificaciones, trabajos de adecuación de seguridad o construcción de útiles para equipos de producción, etc.

En definitiva, se trata de una carga de trabajo más para el departamento de mantenimiento,  y como tal deberá ser gestionada y tenida en cuenta a la hora de planificar y ordenar la ejecución. Estas tareas deben ser contabilizadas con su correspondiente centro de coste pues no se trata de un gasto de mantenimiento. Cada tarea generará la orden de trabajo correspondiente.

Planificación y programación. Necesidades de recursos.

El módulo de planificación del sistema determinará las necesidades de los recursos (humanos, materiales, equipos, etc.) teniendo en cuenta la organización interna del mantenimiento.

La planificación se establece en función de las actividades pendientes. Estas actividades están reflejadas en las OT-s como pendientes de ejecución, que es la información que tomará el módulo de planificación. El horizonte de planificación es a corto o medio plazo normalmente. Uno de los objetivos principales es el establecimiento de la carga mensual de trabajo (programación) así como el alisaje de la misma por operario.

La carga mensual se computa teniendo en cuenta otras variables como la urgencia de la OT, el calendario laboral del operario, la disponibilidad de la planta, etc., y se ordena por tipo de mantenimiento, equipos de trabajo, activos, etc.

Las OT-s dispondrán de la información en cuanto a las necesidades de mano de obra interna o externa, repuestos necesarios, gastos de subcontratación así como necesidades de maquinas o secciones paradas para la correcta realización de los trabajos.

Histórico.

Este módulo gestiona los archivos de intervenciones agrupadas por instalación, elemento, centro de costo, etc.

Se recogerán datos tales como, síntoma, causa y remedio (para intervenciones de correctivo), datos económicos, consumo de materiales, pedidos a talleres, etc. 

Esto permite alimentar al sistema experto proporcionándole nueva información para aumentar su base de conocimientos. Además, alimentará al módulo de datos para gestión de indicadores y servirá como consulta de datos sobre averías, etc. Es, por tanto, el punto de arranque para realimentar al sistema.

Sistema experto de ayuda a la toma de decisiones

Este módulo tiene por objeto proporcionar una ayuda a nivel operativo, apoyando a los operarios en la diagnosis de las posibles causas de avería. Establece árboles de decisión y proporciona un cuadro de porcentajes de probabilidad de causas de fallos y sus posibles soluciones.

Dispone de una base de conocimientos que se alimenta y auto enriquece con la información de las OT-s. Los datos de las OT-s van alimentando el histórico de todas las intervenciones realizadas.

Datos de gestión.

En este módulo se obtiene información para ser utilizada en la gestión a nivel táctico y estratégico. A título de ejemplo, se podrían citar: variables de control, variables para asignación de costos, ajuste de estándares, tiempos medios entre fallos, tendencias, puntos débiles, etc. Proporciona el segundo y tercer bucle de realimentación del sistema (el primer bucle es a nivel operativo, en la ayuda a la intervención física mediante el sistema experto concretamente).

En el nivel táctico, realimenta a los procedimientos y criterios para la adjudicación de OT-s (segundo bucle de realimentación).

En el nivel estratégico, realimenta al módulo de evaluación del mantenimiento y a la planificación a largo plazo (tercer bucle de realimentación). Estos bucles de realimentación permiten cerrar el ciclo de mejora continua en los tres niveles en que opera el sistema (operativo, táctico y estratégico).

Conexión con el sistema de información de planta

Finalmente y sin ánimo de ser exhaustivos, debemos estudiar las posibles salidas que nos proporciona el sistema de gestión de mantenimiento con el fin de alimentar otras partes del sistema de gestión de planta o gestión empresarial.

Contacto: info@indan.es

SISTEMAS DE GMAO (2): descripción funcional y orgánica